IMGP6318

¿Quieres que me quede?

Honestamente, si.

Anuncios

¿Cuando?

No sé nada, no sé que paso contigo, no sé donde estas, ni mucho menos con quien. No sé si quieres estar aquí, no sé si estas feliz allá y tampoco sé como llegar otra vez a ti.

Tengo ganas de hacer algo, tengo ganas de tomarme una copa contigo, de fumarme un cigarrillo a tu lado, tengo ganas de volver a caminar junto a ti, pero esta vez lo haría diferente, quiero escucharte, esta vez quiero perderme contigo, quiero correr contigo.

Lo intenté. Busque otro amor, pero lo eche a perder, yo no quería estar ahí, no entendía porque estaba ahí. Solía decir que quería olvidarme de ti, pero la verdad es que lo único que quiero es correr junto a ti.

El viento soplo…

La esperanza era frágil,

Me aferre a eso que tenía

La abrace fuerte para que se quedará…

Cerré los ojos y confíe.

Respiro,

Respiro profundamente,

Respiro así duela mi pecho

Sonrío así este mojada

Así mi alma quiera llorar

Calma…

Me vestí de amor

Me llene de valor

Abrace ese instante

Te espere con ansias

Y al final el universo giro

El viento soplo,

Soplo más fuerte que nunca

Con preguntas que no tendrán respuestas

Con decepciones…

Miro hacia adelante para confiar

Me cubro de compasión

Suspiro

Todo en simultaneo

Te miro por última vez y me voy

Te dejo ir

Hoy me despego de ti… (hoy si)

Esa mirada…

Estoy sentado en el sofá, escucho la conversación de los nuevos vecinos del piso de arriba, tengo un cigarrillo en la mano, una copa de vino en la otra y ahí estas tu, sentada frente a mi…

Hace un mes me dijiste que no querías volver a saber de mi, que nos dieramos un tiempo, un año… Te extrañe, este mes mi vida dio varios giros y no estabas ahí. La deje, se fue con mis amigos, mis papás no estan, deje el proyecto en el que me distraía y para terminar no estabas tu…

Llegaste a visperas de mi cumpleaños, sabía que llegarías, siempre estas ahí, siempre sentada frente a mi, y yo siempre me comporto como un imbécil, a veces miro hacia otro lado, pero me volteo y me cruzo con tu mirada…

Cada noche que estamos juntos guarda un secreto.

Hoy esa mirada tuya me desnudo, supe que ya sabias todo, ya sabías que estaba mal, que me faltaba todo, me diste un abrazo y me fui… no quiero mostrarme debil, pero se que me conoces. Te paraste frustrada y luego te fuiste… Perdón por no haberte abrazado y por no susurrarte al oído para darte las gracias.

Una perfecta entropía

¿Qué tienes? ¿Porqué esa cara? ¿Cuál es tu gritadera? De verdad que estoy cansada, quiero gritar a los cuatro vientos, quiero pegarle al mundo, ay no sé… no sé que pasa contigo, ni conmigo. Y la peor parte es que sé que has venido para quedarte unos días más.

Ya por fin te había olvidado, llevaba muchos días libre, pero no te preocupes, me encanta cuando te enfadas y frunces el ceño, cuando te quedas en silencio y me miras fijamente pero no logras intimidarme, me miras con ese gesto incrédulo y pienso en lo imbécil que es invertir el tiempo en silencios. Creo que disfruto de tu compañía… nunca pensé en decir esto pero creo que deberías pasarte más seguido por aquí…

Querida Ira, cuando llegas estas acompaña de él y eso me frustra, me alegra, haces que mi mundo sea un caos dentro de un rojo bermellón, esas caricias intocables, esa dócil compañía hace que me de cuenta que siempre todo corre en una sola dirección, todo me lleva a ti, es como la conjugación perfecta de momentos… No sé, pero por ahora puedes quedarte unos días más.

(38) Para mi amor chiquito,

Esta es otra carta que escribo para ti, es la número 38, te escribo así aun no estemos juntos, así no sepa cuándo llegaras, por ahora no sé nada de ti, pero cada vez que pienso en ti, mi corazón y mi mente se volcán en un mar de felicidad… Mi chiqui, eres el pilar de mi vida, mi religión, mi vida entera, mi alma, eres mi razón de vivir, eres la luz que mueve mi corazón, eres mi todo.

Mi amor chiquito, algún día comprenderás las cartas que te escribo, pues son aventuras de grandes que pueda que sean confusas pero cuando descubras el amor, lo entenderás. A ti te gustará el amor, te lo aseguro mi corazón, pues nosotros somos unos enamorados de la vida y así en este momento nuestra historia sea confusa, es especial y cada momento juntos es un paso más cerca de ti. Queremos que tú seas nuestro todo, pero hay cosas que por ahora nos lo impiden. Cosas que más grande entenderás.

Te cuento que a veces quiero renunciar y cuando quedo partida en dos, me pregunto cuando lo dejaré a un lado y buscaré a otra persona, a veces pienso en escapar, algunos días me tengo que secar los dedos porque están llenos de lágrimas, esto no es fácil, porque son todo lo que más quiero y no quiero perderlos… mi corazón lleno de pena muchas veces renuncia, pero después pienso en ti y confirmo que no hay nadie mejor que él para ti y vuelvo a la calma…

Gracias mi amor, por ti nunca renuncio a mis sueños, eres la luz que me permite seguir adelante, después de las peleas, las despedidas y las lágrimas, llega la ilusión de tu llegada y mi vida vuelve a tomar su rumbo. Te cuento que él ama las risas, ama jugar, le encantan los niños así a veces le dé susto, te aseguro que será el mejor papá del mundo, si eres un superhéroe te aseguro que será tu compañero de aventuras y si eres una princesa, te prometo que siempre será tu príncipe.

Tú eres mi amor chiquito, mi amor eterno, y no sé si vas a poder leer todo lo que te escribo pero necesito que sepas que te amo, y no pienses que es un te amo cualquiera como en la película de Made of Honor, porque mis únicos “te amo” sinceros son para los dos amores de mi vida y uno de ellos eres tu mi amor chiquito, porque eres mi faro de amor.

Te amo.

Manía

Rail Magic -René Groebli

¿Me preguntas por qué me aleje de ella?

Pues bien, un día como dos extraños,

nos cogimos de la mano y nos enamoramos.

Le confieso no tener nada claro,

y odio eso,

odio que no me interrogue,

  odio que me sea más fiel que mi perro,

odio que sea tan perfecta,

odio que me diga que me quiere.

Pero sabe que señor,

lo que más odio,

es saber que sé a ciencia cierta

que amo todo lo que odio.

Pues ella no me abandona,

no me traiciona,

ni habla a mis espaldas.              

Por eso cada noche,

ella se convierte en mi delirio,

en mi manía,

pues le confieso que dejarla

fue error más grande de mi vida.

Hoy de nuevo mis ojos se pierden

entre este vasto mar que es la vida misma.